9 d’octubre de 2011

Cómo proyectas tu empresa en internet

Visibilidad, difusión, interrelación, posicionamiento... están entre las palabras más usadas en cuanto se trata de aconsejar cómo debería percibirse una empresa en internet.

En un momento de presupuestos limitados, las marcas optan por situarse donde está la audiencia, en las redes sociales, y trazan estrategias que les aporten notoriedad. Sin embargo ¿qué ocurre con la web? Con frecuencia, se obvia la importancia de tener una web adecuada al propósito corporativo ya sea información, promoción o venta.

¿Cuál es la función de mi web?

Si tomáramos un símil del mudo clásico podríamos decir que la web es "nuestra domus": nuestro hogar para mostrar a los demás. Nos permite dar a conocer singularidades, proyectar nuestros valores y relacionarnos de primera mano con nuestros clientes. Es “la presencia social”, revela nuestro estatus, nos posiciona en el sector de nuestra actividad y nos permite diferenciarnos del marco competencial.

web_domus

Desde luego existen otros canales digitales que facilitan la interrelación con los usuarios y la promoción de nuestro mensaje. En las redes sociales se puede fomentar la conversación, originar viralidad de nuestras acciones y expandir el eco de nuestra reputación. Actúan como concurridas “ágoras digitales” en las que se dan cita públicos diversos y de los que precisamos captar su atención.

A lo expuesto, a la web, cabe añadirle una nueva función: ser el “crisol” de esta actividad en todos los canales, reflejar las acciones que se promuevan y atraer las audiencias participantes. De este modo, tendremos la oportunidad de mostrar nuestra diferenciación, convertir simpatizantes en clientes, segmentar y establecer políticas de fidelización.

En está línea Neus Arqués en su post “Visibilidad y autonomía tecnológica: a favor del sitio web” añade otros componentes que suscribo a mi reflexión: “Ha llegado el momento de volver a subrayar el valor de contar con un sitio web propio por dos razones: singularidad y autonomía tecnológica”

1 comentari:

Ferran ha dit...

Gracias Aurora. Me encanta el símil. La diferencia en este nuevo escenario es que quizás el volumen de visitas a la web disminuye pero aumenta la calidad de nuestro visitante ya que su interés por nuestra "domus" es mayor. Así que ojo con las comparativas cuando se calcula la rentabilidad de nuestra web.

Publica un comentari a l'entrada